Vea los videos

Vea nuestros exclusivos videos en nuestro canal de you tube haciendo click aqui.


viernes, 3 de mayo de 2013

DESPIDO DE TRABAJADOR HERNIADO COMO REPRESALIA POR HACER JUICIO AL EMPLEADOR




En el día de la fecha la publicación jurídica El Dial, publica un fallo de la Camara Laboral de un caso de nuestro Estudio que habíamos reportado en marzo de este año en el cual la empresa Bridgestone había despedido a un trabajador como venganza por haber iniciado este juicio por enfermedad profesional (hernia de disco). Se ordenó el pago de una indemnización complementaria de 13 salarios, ademas de las demás indemnizaciones de la ley de contrato de trabajo. 

Jurisprudencia Nacional
             

• Laboral      
DESPIDO INJUSTIFICADO. REPRESALIA CONTRA EL TRABAJADOR, QUIEN HABÍA INICIADO DEMANDA POR ACCIDENTE. Prueba. Indicios. Contemporaneidad entre la fecha de inicio de la demanda por accidente y la comunicación de la ruptura del vínculo. Ilícito. Art. 1066 del Código Civil. Violencia laboral. Doctrina del precedente “Pellicori” de la CSJN. Traslado de la carga de la prueba hacia la empleadora, que debía acreditar que al momento del despido no tenía labores acordes a la capacidad del trabajador. Art. 212 de la LCT. REPARACIÓN DE PERJUICIOS MATERIALES Y MORALES
“C... Cristian Nelson c/ Bridgestone Argentina S.A. s/ despido” – CNTRAB – 25/02/2013

“C... Cristian Nelson c/ Bridgestone Argentina S.A. s/ despido” – CNTRAB – 25/02/2013
DESPIDO INJUSTIFICADO. REPRESALIA CONTRA EL TRABAJADOR, QUIEN HABÍA INICIADO DEMANDA POR ACCIDENTE. Prueba. Indicios. Contemporaneidad entre la fecha de inicio de la demanda por accidente y la comunicación de la ruptura del vínculo. Ilícito. Art. 1066 del Código Civil. Violencia laboral. Doctrina del precedente “Pellicori” de la CSJN. Traslado de la carga de la prueba hacia la empleadora, que debía acreditar que al momento del despido no tenía labores acordes a la capacidad del trabajador. Art. 212 de la LCT. REPARACIÓN DE PERJUICIOS MATERIALES Y MORALES 

“La contemporaneidad entre la fecha del inicio de la demanda por accidente y la comunicación postal de la ruptura del vínculo (7 días), permite captar como indicio serio, que la resolución del contrato decidida por la empleadora no obedeció a las causas que se invocaron en la carta documento sino, antes bien, a una represalia al reclamo del trabajador de un resarcimiento por los daños que habría experimentado mientras desarrollaba las tareas dependientes. Asimismo, y con ajuste a la doctrina sentada por el Alto Tribunal en el caso “Pellicori” [Fallo en extenso: elDial.com - AA713B] (Fallos: 334:1387), estimo que este indicio tuvo virtualidad para trasladar la carga de la prueba hacia la empleadora quien, por otra parte, era quien se encontraba en mejores condiciones fácticas de acreditar que, efectivamente, en oportunidad del despido del trabajador, no tenía para brindarle más tareas acordes a su capacidad. En este sentido, no ofreció ninguna prueba idónea para justificar su decisión.”

“Está claro que la cuantificación del art. 245 LCT no comprende en su mensura los daños que provoca la resolución contractual decidida como venganza o represalia al trabajador, por el hecho de haber reclamado al empleador el pago de un crédito de cuya legitimidad estaba persuadido de buena fe. La conducta del empleador que provoca la ruptura del contrato como respuesta hostil a una pretensión que se estima justa, entraña un ilícito autónomo y diferente del que presupone el precepto citado (ver mi voto en autos “Niz Víctor Hernán c. Tegnal SA s/ despido” SD Nº 86763 del 27.11.2011 del registro de esta Sala).”

“En coincidencia con lo dicho por la “a quo”, considero que el despido injustificado del trabajador ha obedecido a motivos discriminatorios dado que fue decidido en represalia a sus reclamos judiciales lo que constituye un acto ilícito en los términos del art. 1066 CC, debiéndose reparar los perjuicios materiales y morales ocasionados independientemente del distracto (art. 1º Ley 23592).”

“No puede controvertirse que el despido en estas condiciones genera en la parte más vulnerable del contrato una clara sensación de atropello, ya que el despido represalia entraña, en verdad, una especie de violencia. Por ello, corresponde confirmar la procedencia de dicha partida (daño moral).”

Citar: elDial.com - AA7DE4 

Publicado el 03/05/2013