Vea los videos

Vea nuestros exclusivos videos en nuestro canal de you tube haciendo click aqui.


miércoles, 6 de marzo de 2013

HERNIA DE DISCO TRABAJADOR FERROVIARIO TERCERIZADO



Llega desde Mendoza este interesante fallo por el cual se condena a pagar una indemnización al trabajador Ferroviario por HERNIA DE DISCO causada por las tareas riesgosas que realizaba, levantaba durmientes y hacía esfuerzos columnarios. Se destaca la falta de medidas de seguridad e higiene.
El trabajador lo hacía para una empresa contratista, es decir que era tercerizado, pero la Justicia condena no solo a la tercerizada, sino tambien a la empresa ferroviaria quien debía controlar las condiciones en que prestaba su tarea el obrero.
Es un fallo justo y ajustado a Derecho que protege a los empleados tercerizados que son carne de cañón de las empresas ferroviarias, que subcontratan servicios y no se hacen cargo de las condiciones de trabajo de los operarios contratados por estas empresas.
A continuación un extracto del fallo de la Revista Microjuris:
1.-Corresponde responsabilizar a la empresa constructora empleadora por los padecimientos de columna sufridos por el trabajador, pues surge acreditado que el actor laboraba en exceso de la jornada legal de trabajo, sin los descansos compensatorios correspondientes, levantando objetos de gran peso -durmientes-, de manera manual, sin las herramientas adecuadas, ni los elementos de protección correspondientes y sin ningún tipo de adiestramiento o preparación para ello.
2.-El fundamento de la incapacidad denunciada tiene su causa en las tareas prestadas por el actor para su empleadora, cuyas características insalubres y peligrosas le fueron minando la salud al obrero, operando como una verdadera enfermedad accidente, donde el hecho acontecido, el accidente propiamente dicho, ha operado como un detonante revelador de dicha situación, a través del cual se manifiestan o exteriorizan los efectos nocivos de los trabajos que debía realizar como parte de su obligación laboral.
3.-El demandado no ha tomado ningún recaudo para evitar que sus dependientes sufrieran menoscabos en su salud, no surge que se les hubiere realizado exámenes preocupacionales ni exámenes periódicos, no se les ha dado ningún tipo de instrucción o preparación o capacitación para cumplir sus tareas sin riesgos para su vida o salud; no se le entregaron las herramientas necesarias para que la tarea fuera realizada sin esfuerzos físicos innecesarios, ni se le proveyeron los elementos de seguridad básicos de protección; ni siquiera el empleador contrató una ART, lo cual importa una negligencia que raya lo doloso, máxime teniendo en cuenta las características de su negocio y explotación y el tipo de tareas que ello le implicaba a sus dependientes.
4.-Corresponde condenar solidariamente en los términos del art. 30  LCT. a la empresa ferroviaria codemandada, pues surge probada la existencia de un contrato comercial entre ésta y la empresa constructora, en virtud del cual la última de se obligó a prestar el servicio de mantenimiento y reparación de las vías férreas utilizadas por la primera para prestar su respectivo servicio ferroviario; así, la actividad desplegada por la subcontratista, empleadora de la actora, se encuentra íntimamente relacionada con la actividad de la contratista, de manera que el empleado prestó tareas que eran privativas de la actividad propia, normal y especifica de la empresa de logística.
5.-Siendo una de las actividades principales de la codemandada, que hace a su negocio y explotación, el transporte ferroviario y el mantenimiento de la infraestructura, no cabe dudas que, el haber contratado a una empresa para que se encargare del mantenimiento y reparación de las vías férreas, importó tercerizar una actividad íntima, forzosa, necesaria e ineludiblemente relacionada con su actividad propia.
6.-Surge de manera indubitable e indiscutible que la empleadora no cumplió con las obligaciones mínimas exigidas por la normativa laboral en lo que hace a la prevención y tratamiento de infortunios laborales, hecho notorio y hasta grosero que debió ser percatado por su contratista, sin ningún tipo de esfuerzo, incluso surgiendo de la causa, que ni siquiera se constató que los empleados de la subcontratista estuvieran registrados como personal dependiente.
7.-Corresponde condenar a la empresa ferroviaria contratista en los términos del art. 1113 CCiv., pues si bien tanto los durmientes como las vías son cosas a las que puede denominarse inertes y no son riesgosas en si mismas, por su gran peso y dimensiones y en la forma precaria y peligrosa en que se manipulaban o utilizaban, deben necesariamente considerarse como riesgosas, ya que le imponían al empleado llevar a cabo grandes esfuerzos innecesarios y dañinos que le hubieron ocasionado lesiones en su físico; asimismo, el tipo de tareas que se le exigían en cumplimiento de su obligación de servicio, agravadas por la precariedad en que eran cumplidas, también revisten el carácter de riesgosas, puesto que pudieron y de hecho lo hicieron, concluir en un evento dañoso para la vida y salud del trabajador.
8.-No hay duda alguna que la contratista es la empresa que explota y se beneficia con el transporte ferroviario, el cual utiliza inevitable y forzosamente del tendido de vías férreas para poder cumplir sus fines, de manera que es necesariamente quien se sirve de ellas con un interés económico y comercial; y también podría indicarse que es su guardián desde el punto de vista de su cuidador o guardador, en tanto necesita de su conservación y mantenimiento para poder servirse de ellas.
9.-La acción intentada por el actor no se encuentra prescripta toda vez que ha sido interpuesta en legal tiempo y forma, no siendo de aplicación el criterio sustentado por la accionada de que la fecha del infortunio es el punto de partida del plazo de prescripción, sino aquella en la cual el empleado ha tomado real, cabal e inequívoco conocimiento de la incapacidad laboral sufrida como consecuencia, del accidente acaecido o de la enfermedad padecida.
El caso es “Carrasco Luis Norberto c/ Construcciones Gibert S.A. y otros” de la  Cámara del Trabajo de San Rafael, Sala 2ª del dia 3/5/2012 Cita: MJ-JU-M-74068-AR | MJJ74068 | MJJ74068