jueves, 15 de noviembre de 2012

¿A QUE ACCIDENTES O ENFERMEDADES SE APLICA LA NUEVA LEY DE RIESGOS DE TRABAJO?


VIGENCIA DE LA LEY 26773. NO APLICACIÓN A RECLAMOS POR HERNIAS MANIFESTADAS CON ANTERIORIDAD A SU VIGENCIA.


El día 26 de octubre de 2012 se publicó la Ley 26773 que estableció un sistema de opción excluyente para reclamar accidentes de trabajo o enfermedades profesionales, pudiendo el trabajador siniestrado reclamar o bien las prestaciones de la LRT o bien la indemnización por acción civil (art. 4º).

Con el régimen anterior se podia acumular los reclamos.

Es decir que, en este aspecto, la nueva ley es PERJUDICIAL para el trabajador.

Por ello sostenemos que la Ley nueva, solo se aplica a las hernias (o cualquier enfermedad) que se hubiera manifestado con posterioridad a su vigencia. Por el contrario para las enfermedades manifestadas antes del 26 de octubre de 2012 NO SE APLICA.

Aquí los fundamentos:


La  Ley 26773  resulta aplicable a las enfermedades profesionales manifestadas a partir de su entrada en vigencia (art. 17 inc 5º), con lo cual dicho régimen legal NO RESULTA APLICABLE cuando la primera manifestación es de fecha anterior a la vigencia de la norma.

La doctrina plenaria de la Excma Cámara de Apelaciones del Trabajo ha sostenido que la ley que rige el regimen de indemnización es la vigente a la fecha del siniestro (Plenario Nro 277, Villamayor c. La Franco Argentina de fecha 28/2/91 que a su vez recoge la doctrina del Plenario N° 225 Prestigiácomo Luis c / Haroldo Pinelli S.A. DE FECHA 19/5/81), con lo cual la Ley 26773 que fuera dictada con posterioridad al siniestro no resulta aplicable en cuanto perjudica al trabajador pues le impide acumular la acción contra la ART y el empleador. Del mismo modo cuando remite el tratamiento de la causa a la Justicia Civil que no resulta especializada y no es el “Juez Natural”, con lo cual la remisión que hace la Ley 26773 debe ser entendida en forma restrictiva y no ser ampliada a supuestos no comprendidos por la nueva norma.

Del mismo modo la CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA NACIÓN resolvió el caso Escudero Adolfo c/ Orandi y Massera S.A. (LL 1991 E 740, Fs 314:481) en el cual se dijo:  el principio general es que la compensación económica de un infortunio laboral debe determinarse conforme a la ley vigente cuando se da el presupuesto fáctico previsto en la norma para obtener el resarcimiento, con independencia de la efectiva promoción del pleito, y que cuando una ley ha optado por omitir toda referencia a su aplicación al juzgamiento de los hechos ocurridos bajo la vigencia de la ley anterior, aquéllos deben quedar sometidos a los preceptos legales imperantes en el momento en que se produjeron, "ya que en esas condiciones el nuevo ordenamiento no tiene efecto retroactivo...".

Cuando la incapacidad no ha sido ocasionada por un acontecimiento súbito sino progresivo, tratándose por ello de una enfermedad accidente o profesional COMO ES EL CASO DE LA HERNIA DE DISCO, en tal caso según la Camara Federal de Neuquen “... corresponde aplicar la ley vigente a la fecha de la toma de conocimiento de la misma, debido a que es en ese momento cuando el interesado pasa a ser titular de un derecho que resulta inalterable...” (CFAGR, SD 92/99, “Arrieta, Pedro Ismael c/ Ferrocarriles Argentinos”, del voto del Dr. Pérez Petit, SC 884 del Boletín de Jurisprudencia de la Secretaría Civil de 1999).

El criterio adoptado en “Arrieta” es asimismo propiciado por la doctrina (Víctor Hugo Álvarez Chávez, “Nueva Ley de Accidentes de Trabajo, Ley 24.028”, Editorial
Ediciones La Rocca, pág. 490, con cita de Rodríguez Saiach, Luis A. En “Acción Especial en accidentes de trabajo”, Círculo Carpetas, Buenos Aires, 1989) y por las Salas III y V de la CNAT (31/10/91, Luna Clemente c/ Ebonova S.A., DT1991-B-2310
y 9/4/96, Becerra Jorge c/ Voplastic S.A. s/ Accidente respectivamente) donde consideró que aplicando por extensión la doctrina del Plenario nº 277 "Villamayor" (según el cual "La reforma dispuesta por la ley 23.643, no es aplicable a los infortunios laborales ocurridos con anterioridad a la fecha de su vigencia") a las enfermedades
accidentes –extensible a las profesionales-, la vigencia de la nueva ley "queda supeditada a la fecha de manifestación de la dolencia...".

Mas recientemente (Julio 2012) la CNAT, Sala V se expidió y recordó el precedente de la CSJN in re Villamayor:

Ello es así, pues, como lo ha señalado la Corte Sup. en un caso sustancialmente análogo al sub lite, "cuando una ley ha optado por omitir toda referencia a su aplicación al juzgamiento de los hechos ocurridos bajo la vigencia de la ley anterior, aquéllos deben quedar sometidos a los preceptos legales imperantes en el momento en que se produjeron, ya que en esas condiciones, el nuevo ordenamiento no tiene efecto retroactivo, no se proyecta hacia atrás en el tiempo, ni altera el alcance jurídico de las consecuencias de los hechos y actos realizados en su momento bajo un determinado dispositivo legal (Fallos 299:132), pues de lo contrario podría afectar derechos adquiridos bajo el régimen anterior . Al respecto, esta Corte también ha sostenido que no es admisible exigir indiscriminadamente el requisito de sentencia firme anterior a la nueva ley para tener un derecho como irrevocablemente adquirido bajo la vigencia de la ley anterior: `Si bajo la vigencia de una ley el particular ha cumplido todos los actos y condiciones sustanciales y los requisitos formales previstos en esa ley para ser titular de un determinado derecho, debe considerarse que hay derecho adquirido aunque falte la declaración formal de una sentencia o de un acto administrativo, pues éstos sólo agregan el reconocimiento de ese derecho o el apoyo de la fuerza coactiva necesaria para que se haga efectivo´ (Fallos 296:723, en especial considerando séptimo)" (Corte Sup., 28/5/1991, Caja Nacional de Ahorro y Seguro en “Escudero, Adolfo v. Orandi y Massera SA por ordinario", JA1992-II-86, Fallos 314:481).
En el mismo precedente, el alto tribunal agregó que "a estos principios generales no se opone la especialidad de la materia laboral, ni el propósito perseguido por el legislador. En efecto, sus principios rectores, tales el in dubio ‘pro operario’, de la norma y de la condición más beneficiosa, exigen para su aplicación que se esté en presencia de una colisión normativa (conf. ‘Luna, Juan Carlos y otros v. Compañía Naviera Pérez Companc SACIMFA’, L.149.XXII., sentencia del 1/8/1989) que cree dudas fundadas acerca de la ley aplicable, presupuesto inexistente en el caso de autos (consid. 3 de esta sentencia). Ello es así, pues el fallo judicial que impone el pago de una indemnización por un infortunio laboral, sólo declara la existencia del derecho que lo funda, que es anterior a ese pronunciamiento. Por ello, la compensación económica debe determinarse conforme a la ley vigente cuando ese derecho se concreta, lo que ocurre en el momento en que se integra el presupuesto fáctico previsto en la norma para obtener el resarcimiento, con independencia de la efectiva promoción del pleito, que persigue el reconocimiento de esta situación y de sus efectos en el ámbito jurídico. Los actos procesales que se sucedan desde que el demandante adquirió el derecho en la plenitud de su contenido hasta arribar a la sentencia, la ejecución de ésta y la satisfacción de la condena, constituyen etapas en un procedimiento dirigido a obtener la expresión de un derecho existente, y el ulterior cobro de lo que ya era debido".

Esta doctrina fue reiterada por la Corte Sup. en un reciente pronunciamiento, en el que desechó la pretensión del demandante de aplicar una reforma a la ley de riesgos del trabajo (la del dec. 1278/2000) a un infortunio ocurrido con anterioridad a su vigencia. El tribunal sostuvo entonces, por remisión al dictamen de la procuradora fiscal, que esa modificación "no es aplicable al presente caso ya que no estaba vigente al momento de ocurridos los hechos que dieron motivo al reclamo. Al respecto, VE tiene dicho que el fallo judicial que impone el pago de una indemnización por un infortunio laboral, sólo declara la existencia del derecho que lo funda, que es anterior a ese pronunciamiento; por ello la, compensación económica debe determinarse conforme a la ley vigente cuando ese derecho se concreta, lo que, ocurre en el momento en que se integra el presupuesto, fáctico previsto en la norma para obtener el resarcimiento, con independencia de la efectiva promoción del pleito que persigue el reconocimiento de esa situación y de sus efectos en el ámbito jurídico (Fallos 314 315:885); sostener lo contrario conllevaría la aplicación retroactiva de la ley nueva, a situaciones jurídicas cuyas consecuencias se habían producido con anterioridad a ser sancionada (Fallos 314:481; 321:45)" (Corte Sup., 17/8/2010, "Lucca de Hoz, Mirta L. v. Taddei, Eduardo y otro s/accidente - acción civil".
Citar ABELEDO PERROT Nº: AP/JUR/2291/2012
Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, sala IV
Fecha: 13/07/2012
Partes: B., R. E. v. La Caja ART S.A.

Por ello la Nueva Ley, en cuanto recorta derechos de los trabajadores, NO ES APLICABLE A LAS HERNIAS QUE SE HUBIERAN MANIFESTADO ANTES DEL 26 DE OCTUBRE DE 2012 (por ejemplo a traves de una Resonancia, episodios de lumbalgia documentados por certificados médicos, radiografías, etc).


Gabriel Martinez Medrano
Abogado laboral de Trabajadores