Vea los videos

Vea nuestros exclusivos videos en nuestro canal de you tube haciendo click aqui.


viernes, 11 de diciembre de 2009

SE OTORGA INCAPACIDAD A CHOFER DE COLECTIVO POR PATOLOGIA DE ARTROSIS COLUMNARIA.


Actividad: chofer de colectivo de larga distancia.


Se otorgó indemnizacion pese a que el trabajador tenia una enfermedad de base porque se determinó que el trabajo actuó para agravarla.



La Camara del Trabajo dijo:



IIº En efecto, considero que está probado que el actor sufre una dolencia en la columna vertebral cervical y lumbar (espondiloartrosis) - no incluida en el listado de la ley 24.557 -, que lo incapacita en un 12 % de la total obrera, enfermedad que, con independencia de su causalidad originaria, puede afirmarse con suficiente probabilidad, de acuerdo a los dictámenes periciales, que fue al menos un factor significante que agravó su signo - sintomatología, en razón de las tareas de chofer de autobús de larga distancia que el actor desarrolló durante más de dos décadas.

El perito médico dijo que la patología podía guardar relación concausal con las tareas del actor ("desencadenar y/o agravar" - fs.328), aunque lo subordinó a que éstas fueran acreditadas. No está en discusión que el señor Cangelosi trabajó como chofer durante un lapso extenso de tiempo, desde el 1-9-1978 y el 31-7-2004.El perito ingeniero aseveró, en abstracto y dejando la apreciación concreta a un ulterior examen, que "las tareas desarrolladas por el actor, presentan características de circunstancia cierta de ser riesgosa y peligrosa, para que con el transcurso del tiempo pueda desembocar o no, en enfermedades profesionales y/o lesiones corporales" (fs.367 vuelta).

Debo recordar que la determinación de la relación causal entre los trabajos realizados por el dependiente y el padecimiento por el que acciona, escapa a la órbita médico legal, siendo facultad del juez, en cada caso, la determinación de dicho aspecto y en ese marco, si la artrosis del trabajador se encuentra topográficamente localizada en las partes del cuerpo específicamente comprometidas por labores, resulta aceptable concluir que se trata de una enfermedad artrósica causada o activada por el trabajo.

La repetición prolongada de movimientos o de posturas durante un elevado porcentaje de la jornada laboral puede actuar causalmente para el desarrollo y agravamiento de la artrosis de la columna y si el perito designado no lo ha descartado, sino que subordinó su conclusión afirmativa a la acreditación de las tareas descriptas en el escrito inicial, probadas éstas, no es admisible desestimar el vínculo causal sin evaluar las circunstancias del caso concreto. Así, es sabido que son múltiples las tareas que realiza un chofer de ómnibus de larga distancia, algunas de las cuales fueron descriptas por el perito ingeniero. Debe permanecer durante muchas horas controlando varias situaciones a la vez: el buen funcionamiento del rodado, el cumplimiento de las normas viales de las distintas rutas y zonas de circulación vial, debe atender a las maniobras de los restantes vehículos, a las señales de tránsito, ya de día, ya de noche, con mayor o menor luminosidad y con diferentes estados de tiempo, seco o lluvioso, en estaciones de calor o de frío.Todo ello, obviamente provoca tensiones en el individuo que se proyecten en las partes del cuerpo comprometidas en la labor, como es el caso del chofer de larga distancia, en la columna vertebral, ya que va sentado y manteniendo una postura que no es la natural. Además, cuando la labor ha sido realizada durante más de dos décadas, no puede sino avalarse, en el caso a estudio, que existe suficiente relación causal al menos en torno del desarrollo de la enfermedad que, no se ha probado en autos, haya sido detectada en un examen preocupacional o periódico.

Desde esta perspectiva, disiento con la ratio emitida en el voto que me antecedió, porque corresponde aplicar lo normado por el artículo 1113, párrafo segundo, segundo supuesto del Código Civil, al riesgo de la actividad desarrollada, que fue creado por la cosa (microómnibus en movimiento que el trabajador debía conducir de manera habitual en viajes de larga distancia), del que la demandada es dueña o guardiana.

Se suma que, como ha dicho la jurisprudencia, la predisposición orgánica del trabajador para contraer enfermedades no desplaza ni interrumpe el nexo de causalidad entre el riesgo de la cosa y el daño, ya que se trata de un hecho perfectamente previsible para el empleador, a quien la ley le asignó una carga de conocimiento a través de los exámenes médicos preocupacionales y periódicos (CNAT, sala V, 24-9-2007, en autos "Utge Aguilar, Mariana c. International Health Services Argentina S.A. y otro" , LL online).



Cangelosi Jorge Luis c/ T.A. La Estrella S.A. y otro s/ accidente - acción civil Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo Sala VIII 19-sep-2008