Vea los videos

Vea nuestros exclusivos videos sobre como cobrar la indemnización por hernia de disco a la ART.

VIDEOS ACCIDENTES DE TRABAJO

Loading...

sábado, 5 de diciembre de 2009

INDEMNIZACION POR HERNIA DE DISCO CAUSADA POR LEVANTAMIENTO REPETIDO DE BOLSAS DE AZUCAR EN EL TRABAJO







Tarea: obrero en una fabrica de dulces y golosinas.
Incapacidad determinada por el perito: 11,5 %
Diagnostico: rectificación de la lordosis lumbar, un desgarro del anillo fibroso L5-S1 y una lumbalgia postraumática con limitación funcional
Obligados a pagar: empleador y ART.


Caballero Luis Felipe c/ Productos Lipo S.A. y otro s/ accidente - ley especial
Camara Nacional de Apelaciones del Trabajo (Bs As) Sala 3.


En la sentencia se dijo (parrafos extraídos):


En cuanto a la afección que padece el actor y al porcentual de incapacidad determinado (11,5%) destaco que de la prueba médica surge que no tiene sólo una "mínima hernia discal L5 - S1 con indemnidad del resto de su columna"(ver fs. 183/185 y aclaraciones de fs. 199/200). Nótese que el perito actuante, luego de analizar los estudios médicos, concluye que Caballero posee una discopatía L5-S1, una rectificación de la lordosis lumbar, un desgarro del anillo fibroso L5-S1 y una lumbalgia postraumática con limitación funcional y que esas afecciones tienen relación de causalidad con el trabajo que hacía en Productos Lipo.

Tampoco asiste razón a la codemandada Productos Lipo S.A. en cuanto sostiene que el actor no logró acreditar la relación de causalidad entre la patología que padece y las tareas que hacía.Nótese que, al respecto, en el fallo de grado se valoran las conclusiones del perito médico y todas las declaraciones traídas a la causa (no rebatidas por el apelante), por las cuales se tiene por acreditado que las tareas que hacía el actor para Productos Lipo S.A. tenían carácter riesgoso para su salud, ya que requerían constantes esfuerzos físicos (ver considerandos de fs. 222vta./223).

Por su parte, más allá de mi posición al respecto, corresponde confirmar la aplicación en el caso del Fallo Plenario dictado por esta Cámara del 27.12.88 en autos "Pérez, Martín I. C/ Maprico S.A." (Nº 266), en el que se resolvió que "opera la responsabilidad civil objetiva que prevé el artículo 1113 C.C. cuando interviene en la producción del evento una cosa capaz de causar un daño, aun cuando no sea por su riesgo intrínseco, sino por la forma del uso que, obedeciendo a la directiva del dueño o guardián, debe cumplir el dependiente, y en ese supuesto aquél será responsable, salvo que se acrediten las causas de exención".

Contrariamente a lo sostenido por la apelante, en la demanda el actor individualiza la cosa que le produjo el daño: carga de bolsas de azúcar de 50 kilogramos que levantaba en forma manual y trasladaba hasta la zorra y las descargaba en la tolva (ver primer párrafo de fs. 6 vta.). Precisamente aduce que esos esfuerzos diarios y constantes de manipular objetos muy pesados fueron lesionando su columna (ver fs.7).

También corresponde confirmar el porcentaje de incapacidad determinado en el fallo de grado (11,5%), ya que de acuerdo con la prueba médica, a la que otorgo plena eficacia convictiva por sus sólidos fundamentos científicos (conf. art.477 del CPCCN), quedó acreditado en la causa que el actor no sólo padece una "mínima hernia de disco", sino, reitero, una discopatía L5-S1, una rectificación de la lordosis lumbar, un desgarro del anillo fibroso L5-S1 y una lumbalgia postraumática con limitación funcional (ver fs. 183/185).

Por lo tanto considero que en razón de la facultad prevista en dicha norma, es factible atribuir también responsabilidad a la codemandada La Holando Compañía Sudamericana respecto de la enfermedad reclamada (artículo 386 del CPCCN).


La queja de la codemandada La Holando Compañía Sudamericana en cuanto al moonto por el que procede el daño material y el daño moral no tendrá favorable acogida.

En primer lugar, señalo que los argumentos de hecho dados por la apelante (42 meses que restan al actor para jubilarse), en relación con el cálculo de la indemnización por daño material, no se corresponden con las constancias de la causa.

Nótese que la sentenciante, además de considerar la remuneración del actor y las características del caso - aspectos no cuestionados por la apelante - hace el cálculo teniendo en cuenta como edad "23 años" que en manera alguna condice con la que indica el apelante (42 meses para jubilarse, es decir 61 años y seis meses).

Por lo demás, no advierto que la decisión adoptada en grado respecto de los montos por los que proceden las indemnizaciones por daño material y daño moral derive en un agravio para la apelante. Digo esto porque esta Sala estableció en la causa "Méndez, Alejandro Daniel c/ Mylba S.A.y otro s/ accidente -acción civil" (SD Nº 89654 y SI Nº 89654/1, del registro de esta Sala) los distintos parámetros que se deben tomar en cuenta como base de cálculo de tales resarcimientos a los que me remito por razones de economía y celeridad procesal.

En este sentido, la indemnización fijada en la anterior instancia por ambos conceptos ($55.000 por daño material y $11.000 por daño moral) resulta menor que la que resultaría de utilizar los criterios expuestos en la mencionada causa ($108.815,12 por daño material y $29.040,37 por daño moral). En consecuencia, corresponde mantener lo decidido en la instancia anterior al respecto.